domingo, 12 de julio de 2009

negativa

En el negativo una niña blanca sonríe sin boca
conteniendo un agujero negro
entre las clavículas que brilla
y brilla
devorándose a sí misma

y unas ganas de llorar infinitas
envasadas al vacío.

6 comentarios:

Januman dijo...

Y la flor, esa puta flor llena de color para reavivar una esperanza, para volvernos a rasgar el velo, nosotros que casi preferimos las tinieblas al dolor de la luz en nuestros ojos de recién nacidos...

lunaceronte dijo...

"Esa puta flor llena de color"... qué gran título para un poema (o poemario, o cantar de cantares u obras completas, qué sé yo).

La esperanza puede ser muy cruel. No se fíe de los ángeles que pintan barcos en los ojos de los náufragos... Y sí, la tiniebla es una mascarada más; pero... ¿Y la luz? ¿Acaso no deslumbra? ¿Acaso el iluminado es un ser menos peligroso que el nublado?

Luz, lux, noche, día, dar a luz, príncipe de las tinieblas, más luz, más luz, luminosa oscuridad, ceguera emocional, lucidez lacerante, luz de tumba, doble de luz, sombras, símbolos, tropos, figuras, palabras... nada (¿o apenas todo?).

Encantado de enredar de nuevo sentires y pensares con usted, dios mono.

Januman dijo...

Goethe, antes de morir, sólo pidó una cosa: luz, más luz...

Vivo en las tinieblas, siembro y cosecho cuervos de luz, no me fio de los ángeles si no están dispuestos a ser dioses y morderse una manzana, una jugosa y dulce manzana de esas que prepara la madrastra muerte, celosa de la pálida belleza de las niñas Blancanieves con que usted decora su blog.

Enredar sentimientos y viviones con vuecencia es un placer.

Hay una enredadera que he dejado crecer tanto que me tatúa con zafiros la mirada y me estrangula con zarcillos de serpiente. Ya sabes, es cuestión de escamas en la piel, de lenguas bífidas y frio en el alma. Y aún así, solo anhelo un nuevo sorbo de veneno, el dulce veveno que solo da más sed.

lunaceronte dijo...

Si fuéramos pieles rojas usted sería, pues, "El que siembra cuervos de luz en la tiniebla". Sin duda alguna.

Qué imágenes tan poderosas escupe. Está usted más en forma que nunca; de poético da vértigo... ¿Qué le ha pasado? ¿Con quién diablos se junta últimamente? ¿Qué huracán fantástico ha sacudido su mundo de Oz, "El que siembra cuervos de luz en la tiniebla"? ¿Eh?

Januman dijo...

Me autoimpuse un régimen de varios años de clausura hasta terminar un poemario. Se lo presenté a cierto poeta de renombre, pero me temo que no comparte nuestra pasión por el vértigo poético. Su juicio queda resumido en la frase: "Me parecen escritos con unas décimas de más de fiebre"

Y como la fiebre no baja, escupo visiones... Esto pasa por juntarme con la parte mas oscura y más antigua de mí mismo.

Saber que a Lunaceronte le estremecen mís imágenes es el mejor halago que he escuchado desde que inicié aquella clausura. Solo por eso, puede que mereciese la pena. Créame, si lo de los cuervos de luz le da vértigo, las cucarachas y mantis de dicho poemario resultan abisales.

Un honor ser leído por vos, puede que seamos los últimos mohicanos.

lunaceronte dijo...

Un "poeta de renombre", vaya, nosotros jugando a perder nuestros nombres y me viene usted con un supernombrado. Pobre... El poeta, digo; le debe pesar el nombre como una lápida...

Y eso de escribir con fiebre no suena mal, la verdad. Mejor aún, ¡seamos la fiebre! ¡Que el verso llene el termómetro y que sirva para pasar el día en cama! ¡Truquemos el destino!

Ay, se me disparan los disparates... ¿Cucarachas y mantis? Dios, quiero ese poemario YA!