viernes, 27 de octubre de 2017

el bosque de vidrio

I

escóndeme en algo imposible
en el lagrimal de un pájaro,
escóndeme entre las perlas de una muerta

voy a guardar el sol en mi boca
y a cerrar los ojos

voy a aullar con las venas de mi cuerpo
imaginando que son gargantas diminutas

II

voy a devolver la vida al pino muerto
y torturado por la navidad
el pino que ahora se descompone junto a los cubos de basura
entre un bosque artificial
de mazapán agrio

le prometeré que nos desangraremos, algún día,
entre las agujas de sus ramas

(Almudena Vega: Animales de vidrio.
Fundación Málaga, 2014)

martes, 24 de octubre de 2017

era todo lo frágil

Llevaba el pelo recogido con huesos de pájaro. Señor, no llevaba vestido ni lazos

porque era un animal de vidrio. Su collar era una arteria que goteaba,

era todo lo frágil, señor, sus manos eran la levedad de la hoja. Sus zapatos eran

cortezas de abedules. Llevaba algo muerto entre sus

brazos cuando me dijo:

Soy un mausoleo de mí misma.

(Almudena Vega: Animales de vidrio.
Fundación Málaga, 2014) 

sábado, 26 de agosto de 2017

suspiro

He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por los smartphones

(Kate Tempest: Mantente firme.
La Bella Varsovia, 2016)

martes, 15 de agosto de 2017

esta noche he visto

esta noche he visto
pero no

nadie es del color
del deseo más profundo.

(Alejandra Pizarnik)

jueves, 8 de junio de 2017

nacidos muertos

Estos poemas no viven: el diagnóstico es triste.
Los dedos de manos y pies crecieron bastante,
sus pequeñas frentes se abombaron por la concentración.
Si no caminaron por ahí como personas

no fue por falta de amor materno.

¡No sé explicar qué les pasó!
Tienen la forma, el número, los miembros precisos.

¡Se ven tan bien ahí en su líquido de adobo!

Sonríen, sonríen, sonríen, me sonríen a mí.
Pero los pulmones no se llenan y el corazón no late.

No son cerdos, ni siquiera peces,
aunque tienen un cierto aire de cerdo y pez:
sería mejor que estuvieran vivos, y así es como estaban.
Pero están muertos, y su madre, casi muerta de enajenación,

y miran como estúpidos, y no hablan de ella.

(Sylvia Plath:
Cruzando el agua)

miércoles, 1 de marzo de 2017

lucifer

ángel de la blasfemia
que arrojado al abismo
envuelto entre tinieblas
se da a luz a sí mismo

martes, 14 de febrero de 2017

conversaciones con u


—¿Y brilla en la oscuridad?

—Sí, papá. Brilla en la oscuridad.

—¡Oh, qué chulo! ¿Apagamos la luz para ver cómo brilla? Um... Pues parece que no brilla...

—Sí brilla. Si cierras los ojos, brilla.