jueves, 22 de julio de 2010

cine mágico


Pongo «cigarrillo».
Me acerco a vosotros
con la palabra escrita
y me hago dar fuego «de verdad».

Vosotros
me dais un pañuelo y he aquí
que el pañuelo inexplicablemente
os desaparece de las manos
para encontrarse escrito en este
papel.

Enseguida
pongo «silla», y hete
aquí que tenéis en las manos
una silla verdadera.

Finalmente
yo entro en el poema,
y aquí me tenéis «proyectado»
todo entero.

(Joan Brossa)

2 comentarios:

i (latina) dijo...

¡Tachán!

me gusta, mucho.

francisco javier casado dijo...

me alegro, ya somos tres en el poema