viernes, 10 de octubre de 2014

670

No hay que ser casa para tener fantasmas
ni cuarto cerrado:
el cerebro es un laberinto habitado
más allá del mundo material.

Más seguras son las citas a medianoche
con espectros de carne y hueso
que el íntimo encuentro
con tu huésped gélido.

Más seguro es profanar el santuario
bajo una lluvia de piedras galopando
que encontrarse a sí mismo desarmado
en un lugar solitario.

El yo que acecha oculto tras el yo
debe asustarnos mucho más;
un asesino escondido en nuestro hogar
no entraña mayor horror.

Toma el cuerpo un revólver
y se atrinchera tras cien candados
ignorando a un ente superior
(o Algo peor).

(Emily Dickinson:
Poemas, 1955, traducción-perversión)

4 comentarios:

francisco javier casado dijo...

(El poema original)

670

One need not be a Chamber - to be Haunted -
One need not be a House -
The Brain has Corridors - surpassing
Material Place -

Far safer, of a Midnight Meeting
External Ghost
Than its interior Confronting -
That Cooler Host.

Far Safer, through an Abbey gallop,
The Stones a'chase -
Than Unarmed, one's a'self encounter -
In lonesome Place -

Ourself behind ourself, concealed -
Should startle most -
Assassin hid in our Apartment
Be Horror's least.

The Body - borrows a Revolver -
He bolts the Door -
O'erlooking a superior spectre -
Or More -

francisco javier casado dijo...

"Si tengo la sensación física de que me levantan la tapa de los sesos, sé que eso es poesía" (E. Dickinson).

jonhan dijo...

Sí.

Nicky Sciavo dijo...

Efectivamente.
Somos nuestros propios demonios, nuestros propios fantasmas, nuestro propio encierro y laberinto. Ni necesidad de ver más allá.

Tremendo escrito!
No lo leía desde la universidad.

Gracias por traerlo.
Buena semana :)